¿Tu gato ha dejado su ‘sello’ en tu sofá en forma de arañazos? No te enfades con él: no lo ha hecho por llamar la atención ni por molestar. Todo lo contrario: lo ha hecho por necesidad. Nuestros mininos rascan diferentes objetos para mantener en buen estado sus garras o simplemente para liberar estrés.

Rascadores para gatos, un objeto básico

Los rascadores para gatos son uno de esos objetos que no pueden faltar en un hogar donde habita un minino. Si tu mascota araña el sofá es porque, sencillamente, no tiene otro sitio mejor donde hacerlo. Y el lugar ideal para que lance sus zarpazos naturales es el rascador. En nuestro catálogo encontrarás decenas de opciones. La clave está en elegir el que más le guste. Puede que aciertes a la primera, pero puede también que te toque emplear el ensayo-error: si el primer rascador que le ofrezcas no le gusta, no bajes los brazos. Prueba con diferentes materiales, como el cartón o la cuerda, o incluso con modelos que tengan cueva o plataforma de descanso para convertirlo en su verdadero ‘sofá’.