¿Cómo debe ser una jaula para roedores? ¿Y para aves? ¿Cuál debe ser su tamaño? ¿Y su material? Estas son algunas de las claves que te damos en el post de esta semana, que te ayudarán a elegir el mejor hogar para tu mascota.

Roedores y aves. Esas son las dos grandes familias de animales para las que la jaula resulta un hogar imprescindible. Sin embargo, las diferencias entre unas y otras son muy importantes.

En el caso de las aves, suelen ser habitáculos de mayor desarrollo vertical, para facilitar los saltos y los pequeños vuelos de sus inquilinos. Esto es especialmente evidente en las pajareras, de gran altura. Por lo que respecta al tamaño, lo ideal es que se elijan en relación a la envergadura (medida con alas extendidas): cuanto menor sea la especie, mayor debe ser la proporción con respecto a su envergadura. Por ejemplo, las jaulas para canarios son, al menos, normalmente tres veces mayores que su envergadura. Por otro lado, es espacio entre barrotes también será fundamental: en razas pequeñas, como los mencionados canarios o periquitos, 1,5 cm pueden ser suficientes, mientras que en otras mayores como cacatúas es más conveniente una separación también mayor, de 3 cm aproximadamente.

En lo que respecta a los roedores, las diferencias son también considerables según la raza. Las jaulas para hamster no solo deberán ser más pequeñas, sino también deberán contener aparatos para satisfacer las necesidades de movilidad de estos: ruedas, toboganes, etc. Las jaulas para conejos, en cambio, pueden tener un desarrollo más horizontal. Por su carácter trepador, las jaulas para ardillas se asemejan curiosamente a las pajareras: tienen un diseño vertical, con la diferencia de que jaulas para estos roedores incluirán ruedas y aparatos para hacer ejercicio.

Por otro lado, no podemos hablar de jaulas para perros o gatos, sino que se trata más bien de transportines o cestas concebidas para transportar a este tipo de mascotas de un lugar a otro, y no como su hogar propiamente dicho.

Materiales de las jaulas
Otro aspecto fundamental a la hora de elegir las jaulas es su material. El más adecuado para los barrotes es el acero inoxidable, por su facilidad de lavado y desinfección. También son válidos otros metales, que aportarán igualmente resistencia a golpes y presiones. Se pueden utilizar otros materiales, como el polipropileno o el poliestireno, aunque lo recomendable es que se limiten solo a la base. En el caso de los transportines para perros y gatos, el polipropileno o el poliestireno sí pueden ser el material principal del artículo, pues ofrece suficiente resistencia a golpes y una gran ligereza para su transporte. No obstante, lo ideal es que cuenten con puerta y ventana con barrotes metálicos. En el caso de los modelos de nylon, las aberturas deben ser de red, aunque lo ideal en el caso de gatos es que no sea demasiado cerrada para evitar que sus uñas queden atrapadas tras un enganchón.

El estilo, a tener en cuenta
Y por supuesto, el estilo es otro de los aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar una jaula para conejos, canarios o cualquier otro roedor o ave. Sin embargo, en este apartado no se pueden dar consejos: ¡cada persona tiene su gusto! En el caso de las aves, se puede jugar con el color de la mascota. Pero lo que suele predominar es su sintonía con otros elementos de la casa, como el mobiliario o la decoración del lugar en el que irá alojada.

Sean cuales sean tus prioridades, en nuestra tienda de animales Animalear encontrarás una amplia variedad de propuestas. Y en todos los casos está perfectamente indicado para qué tipo de animal van dirigidas (raza y tamaño).